La mentira tiene patas cortas. Aprende a detectar a un mentiroso

Mentiroso, mentiroso.

Según la real academia española, la mentira es una expresión contraria a la verdad. Es una declaración falsa o parcial realizada por alguien, cuyo objetivo principal, es que le crean.

Las personas mentirosas se pueden encontrar en cualquier momento o situación de la vida, pero muchas veces, son personas muy cercanas a nosotros.

Si sospechas que una persona cercana, te está mintiendo, no puedes perderte lo que viene a continuación.

Todos hemos mentido alguna vez en nuestra vida, pero muchas veces, las mentiras pueden lastimar y lastimarnos. Para que esto no suceda, debemos alertarnos y prestar atención en los ítems que se exponen a continuación.

Varios estudios científicos, afirman que en las comunicaciones interpersonales se realizan un 7% por medio del lenguaje oral, un 38% mediante el tono de voz y un 55% mediante el lenguaje corporal. Esto quiere decir, que cuando dos personas se comunican, no solamente intercambian oraciones, sino que, además, los gestos, las expresiones, la forma de moverse, de mirarse, el tono de voz, también están diciendo algo. El comportamiento en general de esas dos personas, dice mucho más que lo que está expresando su lenguaje verbal.

Cuerpo y rostro envían señales, que si somos capaces de notarlas, descubriremos quien nos está mintiendo y quien nos dice la verdad.

Una persona que miente, sin quererlo, nos dará muchas señales de que sus palabras no coinciden con lo que dice su cuerpo.

Detector de mentiras

  • Las expresiones de una persona que no dice la verdad, suelen estar retrasadas en el tiempo, ser más exageradas que cualquier expresión normal y se detienen de manera cortante. Es decir, una risa escandalosa que demora en presentarse y se corta de un momento a otro es mentirosa.
  • Expresar y explicar las emociones al mismo tiempo es otra de las características de un mentiroso. Una persona sorprendidamente emocionada, primero suele expresar la emoción y luego la explica con palabras. Un mentiroso hace todo junto.
  • Cuando los gestos no concuerdan con las palabras es síntoma de que nos están mintiendo. Una persona que dice estar feliz, mientras se encuentra frunciendo el ceño, no está diciendo la verdad.
  • Si solamente su boca expresa un sentimiento no nos están diciendo la verdad. Los sentimientos se expresan con todo el rostro. Es así como una sonrisa que se inicia y finaliza solamente en los labios, es una sonrisa mentirosa.
  • Los mentirosos siempre están a la defensiva. Darán pocas explicaciones del asunto en cuestión y responderán a la mayoría de nuestras preguntas solamente con un NO o con un tono de voz muy elevado.
  • Un mentiroso interrogado intentará no hablar más del tema y si lo consigue, se comportará de manera tranquila, como si nada hubiese sucedido.
  • Una persona que miente evita contacto visual. Su mirada se inclinará hacia la derecha y los parpadeos que realice serán más rápidos.

Otros rasgos característicos de las personas que mienten son:

  • Rigidez corporal. Movimientos cortos y escasos.
  • Añadirá detalles innecesarios a la conversación.
  • Hablará mucho más de lo habitual.
  • Su dialogo estará carente de emoción.

Un signo típico de una persona que miente, es que se tocará la cabeza, como dudando en su propia respuesta. Otro detalle que delatará a un mentiroso, es que cuando afirme algo con palabras, su cabeza realizará movimientos de negación y viceversa.

Si una persona está juzgando a otra por sospechar una mentira, la segunda reaccionará con expresiones exageradas, y se olvidará de realizar gestos característicos. Es decir, si la persona sospechada usualmente se toca el pelo, dejará de hacerlo, ya que necesitará mucha concentración para que su mentira no sea descubierta. Contrariamente utilizará gestos como tocarse el corazón de manera exagerada para expresar lo que está diciendo. Variará su tono de voz cuando se le realice una pregunta y generalmente responderá con otra pregunta. De esta manera, ganará tiempo para pensar en la respuesta.

Siempre que una persona esté mintiendo, habrá detalles cronológicos, de conjugación y de armado en las oraciones, que delatarán esta mentira. Solo hace falta prestar mucha atención, a la formulación de oraciones, las miradas y todo el lenguaje corporal en su conjunto, para detectar quien está diciendo la verdad y quien no. De todas formas, debemos comprender, que las mentiras, no siempre están dichas con maldad. En algunas ocasiones se dicen por protección, en otras por amor y en otras solo para cuidarnos. Pero es importante saber que las mentiras, siempre, tienen patas cortas.

Advertisement