La Vida Es Sobre Las Opciones Y Decisiones Que Tomamos

La vida es como una carretera. Hay caminos largos y cortos, suaves y rocosos, torcidos y rectos. Muchos caminos se cruzan con el nuestro a media que viajamos por la vida. Hay caminos que conducen a una vida de bienaventuranza única, al matrimonio, y a la vocación religiosa. También hay caminos que conducen a la fama y la fortuna por un lado, o al aislamiento y la pobreza por el otro. Hay caminos a la felicidad así como hay caminos a la tristeza, caminos en dirección a la victoria y el júbilo, y caminos que conducen a la derrota y la decepción.

Al igual que cualquier carretera, en la vida hay curvas, desviaciones y cruces de caminos. Quizá lo más desconcertante que puedes encontrar es un cruce de caminos. Si tienes cuatro caminos para elegir y un conocimiento limitado sobre hacia donde van ¿qué camino tomarías? ¿Cuál es la garantía de que elijamos el camino al lado derecho a lo largo de la vía? ¿Quieres tomar cualquier camino, o simplemente quedarte dónde estás: en frente de un cruce de caminos?

No hay garantías.

No sabes muy bien hacia donde te llevará una carretera hasta que la tomas. No hay garantías. Esta es una de las cosas más importantes de las que tienes que darte cuenta en la vida. Nadie dijo que la decisión de hacer lo correcto todo el tiempo siempre te llevaría a la felicidad. Amar a alguien con todo tu corazón no garantiza que el amor será devuelto. Ganar fama y la fortuna no garantiza la felicidad. Aceptar una buena palabra de un superior influyente para que interrumpas tu viaje profesional no siempre es malo, especialmente si eres altamente calificado y competente. Hay demasiados resultados posibles que en realidad no puedes controlar. La única cosa sobre la que tienes poder son las decisiones que tomarás y cómo actuarás o reaccionarás ante las diferentes situaciones.

Consideras equivocadas las decisiones en retrospectiva

Si hubieses sabido que estabas tomando una decisión equivocada ¿hubieses seguido adelante? Tal vez no, ¿por qué elegirías determinado camino cuando sabes que vas a perderte? ¿Por qué vas a tomar determinada decisión si sabes desde el principio que no es la correcta? Es sólo después de haber tomado una decisión y reflexionar sobre ella que te das cuenta de su sensatez. Si las consecuencias o los resultados son buenos para ti entonces has decidido correctamente. De lo contrario, tu decisión fue equivocada.

Toma el riesgo: decide.

Dado que la vida no ofrece ninguna garantía y nunca sabrás si tu decisión fue un error hasta que la hayas tomado, bien podrías asumir el riesgo y decidir. Definitivamente es mejor que mantenerte en el limbo. Si bien es cierto que un giro equivocado podría conseguir que te perdieras, ese cambio también podría ser una oportunidad para la aventura, además de abrirte más caminos. Todo es una cuestión de perspectiva. Puedes escoger entre ser un viajero perdido o un turista accidental de la vida. Pero actúa con precaución para que no tomes decisiones al azar. Tomar riesgos no es ser descuidado y estúpido. Éstos son algunos consejos que pueden ayudarte a elegir la mejor opción frente a la encrucijada de la vida:

• Obtén tanta información como puedas acerca de tu situación.

No puedes sentir confianza para decidir cuando sabes muy poco acerca de aquello con lo que te enfrentas. Al igual que cualquier periodista, haz estas 5 preguntas: qué, quién, cuándo, dónde y por qué. ¿Cuál es la situación? ¿Quiénes son las personas involucradas? ¿Cuándo ocurrió? ¿Hacia dónde te conduce esto? ¿Por qué estás en esa situación? Estas son sólo algunas de las posibles preguntas que puedes hacer para conocer más acerca de tu situación. Esto es importante. A menudo, la razón por la que hay indecisión es la falta de información acerca de una situación.

• Identifica y crea opciones.

¿Qué opciones tienes en esa situación? A veces las opciones son pocas, a veces son numerosas. Pero, ¿qué hacer cuando piensas que la situación no ofrece opciones? Este es el momento cuando creas la tuya propia. Pon a trabajar a tu mente creativa. Desde la más simple hasta la más complicada, considera todas las ideas. No deseches nada cuando una idea te venga a la cabeza. A veces la idea más extravagante podría ser la correcta al final. Puedes pedirle a un amigo que te ayude a identificar las opciones e incluso crear más opciones si encuentras alguna dificultad, pero asegúrate de que tomas la decisión por ti mismo al final.

• Considera los pros y los contras de cada opción.

Evalúa cada opción tomando en cuenta las ventajas y desventajas que te ofrece. De esta manera obtienes más conocimientos acerca de las consecuencias de esa opción.

• Confía en ti mismo y toma esa decisión.

Ahora que ya han evaluado tus opciones es tiempo de confiar en ti mismo. Recuerda que no hay garantías y que consideras equivocadas tus decisiones a posteriori. Así que elige… decide… cree que está escogiendo la mejor opción en ese momento.

Ahora que has tomado una decisión debes estar dispuesto a enfrentar sus consecuencias buenas y malas. Esto Puede llevarte a la tierra prometida o la tierra de los problemas. Pero lo importante es que has decidido vivir tu vida en lugar de permanecer como un espectador o un público pasivo de tu propia vida. Si es la decisión correcta o no, sólo el tiempo lo dirá. Pero no te lamentes sea cual sea el resultado. En lugar de eso, aprende de eso y recuerda que siempre tienes la oportunidad de tomar mejores decisiones en el futuro.


*Mi intención es inspirar a las personas para que descubran que la felicidad y la abundancia es la condición normal y natural de todos los seres humanos, y que existen recursos, personas y procesos que las pueden ayudar a transformar sus vidas para bien.
*Soy venezolana
* Maestra de Educación Básica
*Estudiante de la Ley Espiritual

Advertisement