Lo que fluye es lo que conviene

¿Te ha pasado que confundes con cierta facilidad, la persistencia con la tozudez? La primera es muy útil porque te evita desistir de tu empeño antes de tiempo, mientras que la segunda te hace perder oportunidades, las cuales deshechas por mantenerte en tu empeño
fallido y desatinado. Hay que también aprender a desistir y retirarte en el momento justo.

¿Cómo detectar si es conveniente persistir e insistir en la labor que vienes realizando, o en vez alejarte del empeño con miras a encontrar nuevos horizontes? Parte de la clave se encuentra en la fluidez con la que se desarrollan las cosas, el sentirte cómodo y a gusto con
lo que realizas independiente de los resultados, en la presencia de una energía positiva y constructiva que te permite fluir y seguir en la lucha por alcanzar tú sueño.

La fluidez del agua te puede servir de guía, al observar como adopta con facilidad natural la forma del envase que la contiene, sin esfuerzo y sin pausa, fluye y se acomoda con la naturalidad propia de las cosas que se sienten bien con el cambio. Tú mismo debes revisar
si tu vida, tus estudios, tus relaciones, tu trabajo, están fluyendo en forma natural, como lo hace el agua, para adaptarse al nuevo ambiente, sentir bienestar y placer con las situaciones y eventos que se suceden.

No se trata de eliminar el estrés y las incomodidades, sino de encontrar si éstas se presentan por el esfuerzo y reto normal, o si en realidad estás luchando por alcanzar logros y metas impuestas por otros, que no te aportan a tu bienestar, que no te harán sentir bien cuando las
consigas, y que no fluyen ni con tu forma de ser y ni tu desear.

Si encuentras que los estudios, tus relaciones, tu trabajo y tu vida no avanzan para ningún lado, por más que lo intentas no logras lo que deseas, no te produce placer y bienestar, y no fluye con tu ser en forma natural, es hora de pensar en uno o varios cambios en tu vida y
actuar acorde a ellos, buscar algo diferente que te sea natural y te aflore la pasión perdida.

Recuerda que una cosa es la persistencia y otra la tozudez, de seguir intentando por un camino o detrás de alguna quimera, que al buen estilo de Don Quijote no será más que un sueño y una nueva frustración. Es más valiente y acertado, cambiar de rumbo, reenfocar
los esfuerzos y hacer las cosas que se ajustan a tu personalidad y estilo, competencias y afinidades. Porque lo que fluye es lo que conviene.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement