Se Organizado y Nunca Olvidarás Algo de Nuevo

Olvidarse de las cosas pequeñas no es una buena señal de estar controlando una mente sana o de una buena memoria. Estas cosas son importantes en términos de permitirle a tu mente crear su propia asociación con las cosas del pasado que tú has usado, y el solo pensamiento de ti estando en este estado de olvido crea un conflicto aún mayor para las próximas tareas.

Pero no nos olvidemos de la gente con memoria encomiable. Ellos pueden no tener nada en particular de que preocuparse sobre todo cuando se trata de tareas de memorización, pero aun estas personas experimentarán lapsus de pensamiento una y otra vez. Pueden ser sólo pequeñas cosas tales como decirte que han perdido sus llaves porque en primer lugar, a ti se te ha olvidado donde las pusiste la última vez. Para ti puede ser sólo un simple “extravío” de los objetos importantes, pero si tratas de pensar en un nivel diferente, en realidad este es un problema de memoria. La mala noticia es que incluso podría volverse peor que lo que es hoy.

Una vez más, estas cosas pueden ser sencillas. Aparte de olvidarse de dónde has puesto las llaves del coche esta mañana, también pueden salirse de tu mente cosas como los acontecimientos importantes y los plazos y esto podría convertirse en un mal hábito. La buena noticia es que puedes tomar el control de esta situación. Puedes dejar de distraerte porque cuando el olvido te controla, también se desvanece tu instinto natural para organizar bien las cosas.

Cuando piensas en ello, en realidad es importante la forma como una persona organiza sus pensamientos y a su vez las cosas que importan a su alrededor. Mejorar tu memoria se puede hacer de muchas maneras, pero destruirla también puede ocurrir en un instante y todavía hay más factores que contribuyen a la falta de memoria.

Esta vez, es simple. Haz tu mejor esfuerzo para ser organizado. Si recordar donde colocaste las llaves del automóvil es un problema, usa un recipiente que puedas detectar fácilmente y colócalo donde lo puedas ver fácilmente. Si recordar los nombres es demasiado, pide más información sobre la persona, su paradero, logros y conocidos. Las cosas que él te diga van a ser unas anclas de memoria que se imprimen en tu cerebro y que graban su nombre. Hay muchas ideas sobre cómo puedes evitar el olvido de forma simple, pero es asunto tuyo aplicarlas.


*Mi intención es inspirar a las personas para que descubran que la felicidad y la abundancia es la condición normal y natural de todos los seres humanos, y que existen recursos, personas y procesos que las pueden ayudar a transformar sus vidas para bien.
*Soy venezolana
* Maestra de Educación Básica
*Estudiante de la Ley Espiritual

Advertisement